Muchos de vosotros os habéis asombrado cuando os he comentado en clase que la piedra donde está inscrito el Epitafio de Seikilos fue encontrada en la casa de una señora que lo usaba para sujetar sus macetas.

Los senderos son misteriosos y enigmáticos, y objetos tan antiguos pueden haber tenido peregrinajes de lo más variopintos. Para dar cuenta de dicho peregrinaje existen una película que se llama “El violín rojo” que cuenta una hermosa historia ligada al vaticinio de una adivina y el asombroso recorrido de un violín.

Os la recomiendo encarecidamente y e este caso…, además está en versión original, así que mejor que mejor.

¿Por dónde irá nuestro violín? ¡Quién sabe! Tendrás que ver la película para adivinarlo.

http://ow.ly/qiv54

Anuncios