Los castrati eran niños a los que se les sometía a una operación de castración para mantener la voz aguda que tenían de niños. Cantaban en las iglesias ante la prohibición de que fueran mujeres las que cantaran y por tanto, las que hicieran las voces agudas, que o bien eran hechos por niños o bien por castrati.

Posteriormente, la iglesia prohibió esta práctica, pero sigue habiendo hombre con este tipo de voz, conseguida, no por la alteración del normal proceso hormonal, sino mediante la técnica del falsete.

Observar este aria de la ópera de Haendel Rinaldo. Este primer enlace pertenece a la película que se le dedicó a Farinelli, el más famoso castrati de todos los tiempos, donde aparece cantándola. Observa y siente el impacto que te provoca oír una voz que es mucho más frecuente para una mujer, y finalmente ver la cara del hombre. Este otro enlace, es de un contratenor actual, Phillipe Jaroussky interpretando el mismo aria.

Anuncios