La familia de los instrumentos de cuerda frotada es aquella en la que el sonido se produce por la vibración de una cuerda y la forma en la que dicha vibración se produce es por la fricción que produce un arco al frotar dicha cuerda. Esta familia de instrumentos consta de cuatro miembros:

  1. Violín. Es el más agudo de todos. Consta de cuatro cuerdas afinada en sol-re-la-mi y pisando las cuerdas se consigue que el sonido vaya siendo cada vez más agudo. Se escribe en clave de sol.                                               Afinación del violín con las cuerdas al aire y extensión del instrumento
  2. Viola. Es más grave que el violín y es una séptima parte mayor que el violín. Este instrumentos se escribe en clave de do en tercera.                                                                  Afinación de la viola con las cuerdas al aire y extensión
  3. Violonchelo. Este instrumento es demasiado grande para ser sujetado con la barbilla como los dos anteriores, de ahí que se utilice una pica de metal que lo apoya en el suelo y sean las rodillas las que hagan de medio de sujección.                                                        Afinación del violonchelo con las cuerdas al aire y extensión del instrumento
  4. Contrabajo. Es el más grave de todos y además las cuerdas son más gruesas que las del violonchelo, por lo que el sonido es mucho más claro. Originalmente, el contrabajo tenía sólo tres cuerdas, se estandarizó finalmente el uso de cuatro cuerdas, aunque ahora hay algunos que emplean cinco.                                                                                                        Cuerdas contrabajo. Diferencia entre sonido escrito y sonido real.
Anuncios