El contrabajo es el instrumento de cuerda frotada más grande y es bastante mayor que el violoncello. Las cuerdas son mucho más largas, lo que hace que las distancias que tiene que recorrer los dedos para poder encontrar las notas que necesita tocar sean considerables. La forma más habitual de tocarlo es, o bien de pie, o sentado en una banqueta.

El hecho de que el contrabajo produzca el sonido más grave de todos los instrumentos de cuerda frotada, ha hecho que haya sido un instrumento muy poco elegido por los compositores para hacer solos y piezas para ellos. Además, su menor agilidad han hecho que su función haya sido principalmente la de realizar funciones armónicas. Aún así, hay algunos ejemplos. Escuchemos algunas piezas donde el contrabajo es el rey.

CONTRABAJO

Contrabajo solo.

Piezas para contrabajo en agrupación de cámara.

Piezas para contrabajo y orquesta.

El contrabajo en el Jazz

Anuncios