El piano consta de 88 teclas blancas y negras  que dan lugar a siete octavas y media. Las teclas blancas representan las notas naturales y las teclas negras, las alteradas. En el piano, los sonidos más graves se encuentran a la izquierda, mientras que los más agudos están a la derecha.

Se trata de un instrumento de cuerda percutida dado que un complejo sistema hace que, al pulsar cualquiera de las teclas, un martillo golpee la correspondiente cuerda, que vuelva a su posición inicial, independientemente de que la tecla siga pulsada. Esto es así para permitir la correcta vibración de la cuerda. Al dejar de pulsar la tecla, se activa a su vez la orden de que funciones el apagador de dicha cuerda que, como su propio nombre indica, apaga el sonido de la cuerda impidiendo su vibración.

Estas son las partes principales del piano:

En cuanto a las cuerdas, las del registro más grave son más largas, dando lugar a una frecuencia de vibración más baja, mientras que las de las notas más agudas son cada vez más cortas, haciendo que su frecuencia de vibración sea cada vez mayor. A su vez, en el registro grave, el martillo no golpea una, sino tres cuerdas a la vez, En el registro medio golpea dos y en el más agudo, el martillo golpea sólo una cuerda.

Si quieres ver cómo es un piano por dentro, pincha en los siguientes enlace y podrás observar su funcionamiento:

Sistema de apagadores

Un piano por dentro en construcción y paso a paso

Visualizando un piano

 

Anuncios