¡¡¡Estamos de vacaciones de Semana Santa!!!! Sé que estabais deseándolo y la verdad…, ¡yo también! 😛 Pero la música no descansa, hay música para todos los momentos, para todas las horas y para todos los gustos, y precisamente por eso quería dejar aquí un poco de música para esta Semana Santa, música basada precisamente en las fechas en las que nos encontramos.

Bien es sabido por todos, tanto los que tenéis religión, como historia de las religiones, que la Semana Santa es la época en la que se celebra la pasión, muerte y posterior resurrección de Jesús. Muchos fueron los compositores que se interesaron por esta historia como libreto, y uno de ellos fue, como no…, Johann Sebastian Bach. Las obras musicales basadas en estos libretos se llaman PASIONES, dado que es eso mismo lo que relatan. Y como hubo varios evangelistas, normalmente se nombra el evangelista en el que se basan para hacer el libreto. Vamos a hablar en este caso de la Pasión según san Mateo de Bach y de la Pasión según san Lucas de Penderecki, compositores de periodos muy distintos pero, como es posible observar, con intereses comunes.

Las pasiones son un tipo concreto de oratorios, que como sabéis, se trata de una ópera de libreto religioso, que no se representa dramáticamente, por respeto al tema tratado. Por tanto, una pasión es un oratorio cuyo texto no sólo es religioso, sino que el texto narra la pasión de Jesús. En este sentido, en el Barroco tienen las mismas características que los oratorios y por tanto, muchas compartidas con las óperas. Por eso podemos decir que las pasiones también se dividen en arias, recitativos y coros, y la de Bach no es distinta. Recordemos en qué consisten:

  • Aria: Se trata de una fragmento dentro de una ópera, oratorio o pasión en el que uno o varios cantantes solistas cantan virtuosamente un momento concreto de la acción, que no se detiene, pero tampoco avanza con rapidez. Se nos narra un punto concreto de la acción normalmente de una gran importancia para la trama general.
  • Recitativos: Son fragmentos en los que uno o varios cantantes narran partes del libreto de forma rápida y poco virtuosa, es una mezcla entre el cantado y el hablado, haciendo que la acción avance rápidamente.
  • Coros: Son partes de los oratorios, pasiones y menos frecuentes en las óperas en los que toda la agrupación coral canta un mismo sentimiento, mostrando habitualmente el sentir del pueblo o de algún tipo de colectivo. Es bastante habitual que en los coros la acción quede completamente detenida.

Este tipo de divisiones son características de la música barroca de Bach. Os dejo este artículo en el que la pieza de Bach queda completamente desentrañada, en el que además aparecen partes del libreto traducidas al castellano. Aún así os recomiendo que comencéis a escuchar intentando en primer lugar, diferencias auditivamente estas tres partes: recitativos, arias y coros.

Esta versión está dirigida por Herreweghe un afamado director de orquesta, que se ha especializado en las piezas sacras de Bach.

Pero Bach no fue el único en interesarse por estos temas, ni pensemos tampoco que se trata de temáticas antiguas sobre las que ya nadie compone. Si recordamos a nuestro ya conocido compositor del siglo XX Krzystosztof Penderecki, que compuso el Threnody a las Víctimas de Hiroshima, también se interesó por el género musical de la pasión y compuso su Pasión Según San Lucas. Lo hizo en un contexto nada favorable, teniendo en cuenta su ascendencia polaca y la influencia que sobre este país tenia la antigua URSS en los años 60, que fue cuando esta obra musical fue compuesta.

Esta pasión queda bastante alejada en lo musical de la de Bach, dado que esa diferenciación entre arias, recitativos y coros desaparece y se dedica a utilizar técnicas propias del siglo XX. Además, esta pasión está compuesta en latín. Penderecki hace uso de multiplicidad de recursos propios del siglo XX: la música textural, acordes mayores y menos, el serialismo (es decir, usa técnicas en diferentes momentos de la obra que pertenecen a épocas distintas y a tendencias musicales diferentes). También usa el motivo BACH, que traducidas las consonantes a música según la notación alfabética que ya conocéis es “SI, LA, DO, SI BEMOL”.

Aquí os dejo el enlace a esta otra extraordinaria pasión.

También os enlazo este artículo en la página web “alfayomega” en el que se hace una comparación entre ambas pasiones.

Espero que las disfrutéis y si habéis llegado hasta aquí y os habéis atrevido a escuchas ambas, aunque no sea de principio a fin, pero sí al menos un fragmento, os anima que dejéis vuestro comentarios opinando qué os han parecido y expresando vuestro gusto acerca de estas dos fantásticas piezas musicales la historia de la música nos ha dejado.

 

Anuncios