El pasado sábado 12 de abril, tuve el gusto de poder asistir a un concierto de EVO, una formación musical liderada por Efrén López, que se dedica a recrear piezas musicales medievales tanto de trovadores conocidos como anónimas. El contexto del concierto no podía ser mejor: el Corral de Comedias de Alcalá de Henares, una ciudad llena de historia por la que bien merece pasarse e indagar entre sus muros.

Primero quiero dejaros la página web de EVO por si queréis investigar un poco más, y como no, algunos enlaces para que podáis disfrutar de su música, de esta música que sí que enamora. Si pincháis aquí, encontraréis una pieza de Bernart de Ventadorn, uno de los más afamados trovadores (Baja Edad Media) y del que se conserva un gran repertorio, comparado con otros trovadores o troveros. En este otro enlace, podréis escuchar un Saltarello, una pieza instrumental que se daba en toda la Edad Media, pero que también se prolongó durante el Renacimiento. En esta pieza se puede observa a Efrén tocando una zanfona, un instrumento de cuerda frotada que gozó de mucho prestigio durante la Edad Media. Consiste en una manivela que acciona una rueda que al girar frota las cuerdas que están dentro del instrumento. A su vez tiene un teclado que, al presionar alguna de sus teclas, hace que una pestaña se levante, toque la cuerda y por tanto, varíe la altura del sonido de la cuerda en cuestión. Podéis escuchar la zanfona sola aquí.

El concierto tuvo un invitado especial Stelios Petrakis, que toca la lira cretense, un curioso y pequeño instrumento de cuerda frotada en el que el músico no utiliza las yemas de sus dedos para hacer diferentes notas que son posibles hacer en cada cuerda, sino las uñas. Aquí tenéis un ejemplo de este instrumento y de la música tradicional cretense.

El aforo estaba completo y la calidad de los músicos y de las piezas no requería otra situación. Os dejo algunas imágenes para que podáis apreciar, no sólo la belleza musical de estas piezas, sino la belleza visual y estética de este tipo de conciertos, donde sobre el escenario se encuentran más de treinta instrumentos de tiempo y lugares distintos, todo ellos coincidiendo en un mismo escenario y haciendo de la música un lugar de encuentro, que es precisamente de lo que se trata.

Esta es parte del grupo con algunos de los instrumentos que fueron tocados.

El grupo al completo.

Miriam Encinas tocando la doble flauta. Si os interesa saber cómo suena podéis pinchar en este enlace, donde se ve a la propia Miriam tocando ambas flautas en una pieza de danza anónima llamada Estampitta Isabella.

Las manos de Efrén sobre el salterio.

Stelios Petrakis con su lira cretense

Diego López tocando el cántaro

Robert Cases a la tiorba, un instrumento que tuvo un gran auge durante todo el Barroco (1600-1750)

Anuncios